El tiempo en: Barbate
Sábado 27/02/2021

Sin Diazepam

Adicto hasta al azafrán, palabrería sin anestesia, supero el 'mono' sin un mísero diazepam, aunque sueño con ansiolíticos

Una casa. La pintura desquebrajada. Esquinas ennegrecidas por la humedad. Algunas bombillas fundidas. Grietas en la fachada.

format_quote

El mismísimo infierno. Mi paraíso. Lo que nadie soporta, lo que a mí realmente me importa. Lo que nadie quiere ver, o decir, lo que yo quiero ser y sentir

¿Estornudas? Estornudo. ¿Te pica la cabeza? Me rasco. ¿Te ha salido un bulto en los testículos? Esa noche ya ni duermo y me preparo para estar 48 horas mínimo.

format_quote

A esa hora, en cualquier otra ocasión, ya estaría borracho y pensando que si fuese un tipo corriente aprovecharía la embriaguez para pegarle a mis hijos. Pero soy extraordinario y me aguanto las ganas de reventarlos

Reflexionar sobre la argenta majestad de los rayos de luna. Admirar cada segundo de cada minuto de cada hora de mis días

format_quote

Escudriñar, para eludirlo,  las alcantarillas del odio más puro. Y así, entre sinónimos y un antónimo, confecciono los mismos deseos y propósitos para este 2021

Pienso: Si alguno tiene el coronavirus, menuda cagada. Alguien tose. Si tuviera una pistola lo mataba. Alguien estornuda. Me cago en sus muertos. Voy a morir.

format_quote

Levantan a la primera fila y se los llevan a la Unidad Móvil. Entra más gente y la sientan en esa misma fila, previa desinfección al estilo compadre de los asientos. Es decir, chorreón de Sanytol, trapito y al lío de Montepío. Pienso en el dueño de Sanytol, qué cabrón. Se forró

Escribo estas letras sumido en el miedo. Desde que leí las conversaciones de ‘WhatsApp’ de un grupo de militares ya retirados, me he vuelto paranoico

format_quote

Por eso… esperen, un momento, oigo un camión acercase por la calle… ha frenado justo en frente de la puerta de mi casa… hay un ruido metálico, más bien un estruendo… joder, vienen a por mí… creo que son soldados con sus cetmes cargaditos de balas… ¡no!, acaban de golpear la puerta…. Os dejo, os quie

Pensé en ir a la policía, pero he visto por redes sociales que no sirve de nada porque como no gobierna Vox, los delincuentes campan a sus anchas

format_quote

Les dije que me iba a dar una vuelta. Necesitaba reflexionar. Bajé a la playa de El Carmen, me quité los zapatos y anduve por la orilla. La fuerza del mar se adentró en mi cuerpo a través de mis talones desnudos.

Es que pensándolo bien, que se metan el lujo por donde les quepa, porque para ser feliz y disfrutar basta con mirarle a la cara al Agustín, al Cojo y al Malia

format_quote

A diferencia de los tiesos, ya saben, esas personas sin dinero que tanto asco producen, tenía planeadas unas vacaciones de ensueño. Con el objetivo de mantener viva la llama del amor que siento por Fátima, había reservado una suite en el Four Seasons New York, no tanto por disfrutar  de un mayordomo

Elaboro la lista de la compra. Voy al supermercado. He dormido mal. Rumié en sueños mil y una pesadillas. A trozos recuerdo algunas de las oníricas imágenes.

format_quote

Pillo un carrito y llego a la frutería. Con los guantes de plástico trato de abrir una bolsa de plástico para meter siete plátanos de Canarias. No puedo abrirla. Es una reverberación. Froto plástico contra plástico y pienso que antes de lograr abrir la bolsa, me separo las uñas de los dedos. Desisto

Antes de explicarme, si algún lector o lectora tiende a ofenderse cuando se habla, mal, de religión, abandone este artículo ahora o calle para siempre

format_quote

Las religiones me generan pues la misma desconfianza que un norcoreano en la playa de Barbate... porque seguro que es surcoreano. La misma desconfianza que esa frase que algunos colocan en sus perfiles en redes diciendo que tengo amigos que votan a Podemos, al PSOE, al PP, a Cs y a Vox y que no se d

Sonrío, porque soy feliz, porque siempre he sido feliz. Porque él es feliz, porque tengo la reparadora sensación de que siempre será feliz

format_quote

Y le veo, y es un niño feliz. Si le digo que mi dedo anular es un destornillador que provoca cosquillas, antes de elevarlo ante su rostro, ya se está descojonando

A la normalidad de las frías y lluviosas noches, cuando las puertas de las sucursales bancarias se cierran para evitar que el hombre sin casa encuentre cobijo

format_quote

A la normalidad del vecino que sube el volumen del televisor para no escuchar a su conciencia gritar, llorar para recordarle el precio tan bajo por el que vendió sus sueños y enterró al niño que un día fue

Decía Göbbels, ministro de Propaganda del tercer Reich, que “una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad”. Se equivocaba el muy cabrón.

format_quote

Y hoy, ¡tachán! esa gente principalmente de derechas en España que culpaba al Gobierno de Pedrito Sánchez, ataca ahora también a la OMS, sin importarles un pijo que sea una paradoja contradictoria la evolución del discurso

Me da igual porque ya sé que incluso entre ellos, entre nosotros, nos escupimos y nos tiramos piedras por más que nos aplaudamos desde los balcones

format_quote

Un poquito más de esa demagogia barata que tanto me gusta: 380.000 muertos en Siria. Entre ellos, 22.000 niños y 13.000 mujeres. Más quiero más: En enero de 2020, cada día 10 mujeres fueron asesinadas en México

Cargar más
Autor

Younes Nachett

Younes Nachett es pobre de nacimiento y casi seguro también pobre a la hora de morir. Sin nacionalidad fija y sin firma oficial

Sin Diazepam

Adicto hasta al azafrán, palabrería sin anestesia, supero el 'mono' sin un mísero diazepam, aunque sueño con ansiolíticos