Quantcast
El tiempo en: Barbate
Miércoles 30/11/2022  

Acento andaluz

Un PP sin Vox, pero con Vox

El Partido Popular sale de Sevilla -su santuario particular para curar históricas crisis de identidad o de liderazgo- con la contradicción entre los mensajes...

Publicado: 03/04/2022 ·
23:54
· Actualizado: 03/04/2022 · 23:54
  • La nueva dirección del PP.
Autor

Fernando Pérez Monguió

Presentador de 'Acento Andaluz' en 7 Televisión y jefe de informativos de la Cadena SER Andalucía

Acento andaluz

Fernando Pérez Monguió analiza en este espacio la actualidad andaluza, con fibra progresista y corazón social

VISITAR BLOG

El Partido Popular sale de Sevilla -su santuario particular para curar históricas crisis de identidad o de liderazgo- con la contradicción entre los mensajes y los hechos. Los discursos fueron nítidamente claros, sin margen para las interpretaciones. El PP debe mirarse en el espejo del centro derecha, de una amplia base social, representativa de muchas corrientes y alejado de los radicalismos y populismos. Quizás José María Aznar fue el más claro cuando, a priori, era de quien menos se esperaba en ese sentido toda vez que, bajo sus mandatos en Moncloa y Génova, sólo hubo una derecha unida en la que sí hubo cabida para ciertas conductas en sonoras ocasiones más cercanas a los extremismos que a la moderación.


Sin embargo, el ex presidente del Gobierno y del PP fue contundente: “Los populismos no están cerca de la gente, sino del malestar de la gente, pero no aportan soluciones a ese malestar. Hay que apartarse de esa radicalidad”. De igual manera, el presidente de la Junta de Andalucía y del PP andaluz, Juan Manuel Moreno, espetaba minutos antes de empezar el cónclave, que su partido debía “estar unido, centrado y equilibrado” en un claro destierro a los acercamientos del pasado reciente a Vox.


Todos estos mensajes estarían muy bien si no fuera porque ya no es necesario especular sobre endemoniadas alianzas de los populares para conseguir o mantener gobiernos, como ha ocurrido finalmente en la comunidad de Castilla y León. De nada sirvió que incluso el nuevo líder Alberto Núñez Feijóo pidiera al presidente castellano leonés, Alfonso Fernández Mañueco, “gobernar con criterio y respeto” en esta comunidad que seguirá presidiendo gracias a la coalición con la extrema derecha que ostentará carteras tan sensibles como empleo, agricultura y cultura.


Una cosa son las palabras, pero por sus hechos los conoceréis. Y de la boca de ningún dirigente salió una llamada al veto o al cordón sanitario a Vox, como si hacen los partidos de centro y de derecha en la Unión Europea. Por tanto, que nadie dude de que el PP andaluz, si no logra la amplia mayoría a la que aspira Moreno para gobernar en solitario, pactará con Vox para seguir en el Palacio de San Telmo. Y que nadie dude de que Feijóo, aunque haya sido el dirigente que frenó de cuajo a Vox en Galicia, no tendría más remedio que pactar con la ultra derecha para gobernar España. O los principios o las matemáticas. Ésa es la elección. Y primero serán los números.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN