Quantcast
El tiempo en: Barbate
Martes 16/08/2022
 

Cádiz Suena Bien

Absuelto Eduardo Rodríguez Rodway

El Tribunal Supremo ha considerado amparadas por la libertad de expresión las críticas públicas del fundador y único miembro vivo de Triana

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai

Absuelto Eduardo Rodríguez Rodway, único miembro vivo de la banda de rock andaluz más grande y representativa de la historia, Triana,  y residente en Los Caños de Meca, Barbate, que criticó públicamente a los continuadores de la banda.

El Tribunal Supremo ha considerado amparadas por la libertad de expresión y no vulneradoras del honor unas declaraciones de Rodríguez contra los que han seguido durante años utilizando el nombre y el repertorio de Triana en multitud de conciertos por toda España y que han sacado al mercado varios discos bajo el nombre de Triana.

El Tribunal Supremo ha estimado que, aunque el tono de las declaraciones de Rodway contra la nueva banda fuese duro al usar expresiones como “usurpadores”, “estafadores”, “impostores” y “vampiros” entre otras, en el contexto en el que se produjeron no son infamantes, ya que era el cauce con el que se mostraba indignado por lo que consideraba un uso indebido del nombre, la fama y el acervo cultural del originario grupo Triana.

Eduardo Rodríguez Rodway emitió un manifiesto en Facebook y en algunos periódicos digitales, movido por la indignación que para el supone que la música de Triana sea utilizada indebidamente, siempre bajo su criterio.

En dicho escrito público, se refería a los integrantes de este grupo con el nombre de “The Mangurrinos”, los tachaba de “estafadores, impostores, vampiros” y decía que realizaban aprovechamiento cultural del legado del auténtico grupo Triana.

El Tribunal supremo le da la razón a Eduardo Rodríguez después de que un tribual de Carmona, en Sevilla, lo condenara a el pago de una indemnización de 9.000 €.

 El Supremo ratifica, pues,  que se trata de  “una crítica dura” aunque en ningún caso se puede considerar una intromisión ilegítima en el honor, y más teniendo en cuenta “el carácter público que supone publicitarse y presentarse al público como legítimos sucesores del mítico grupo de rock andaluz Triana” y aun más si esta queja viene del único miembro vivo de aquel grupo originario y va dirigida en general a quienes forman parte de la nueva formación y por el hecho de presentarse como lo hacen, utilizando el nombre original de la banda, Triana.

El pasado mes de mayo La Fiscalía del Tribunal Supremo ya tomó partido a favor de Eduardo Rodríguez Rodway, asegurando que “Quienes se presentan como Triana nada tienen que ver con la mítica formación”. Postura que ahora queda totalmente respaldada por dicho tribunal.

TE RECOMENDAMOS